El más oscuro de los cisnes

Publicado: 31 marzo, 2011 en + Cine

Inocencia y fragilidad transformados en lujuria y ambición

 

El Cisne Negro es la metáfora perfecta expresada mediante el lenguaje cinematográfico para reflejar la metamorfosis de personalidad que sufre su protagonista, la cual fue interpretada por Natalie Portman que obtuvo un premio de la Academia por esta magistral actuación.

La historia de la dedicada bailarina de ballet que lucha hasta las últimas consecuencias para obtener y mantener el papel protagónico que anhela desde el inicio de su carrera resume el hilo central de la trama…o lo que es decir lo mismo: la historia del cisne blanco, perfecto, etéreo, bello y frágil pero ausente de sentimientos y ajeno a la espontaneidad que se transforma en su opuesto, el cisne negro, ese ser lujurioso, atrayente como un imán y cargado de un oscuro misticismo que aspira cada bocanada de aire como si fuera el último.

Visto así parece una historia sencilla pero ver -y sobretodo sentir-esta película dista mucho de serlo. Esto es porque el proceso por el cual Nina (Natalie Portman) transita es sumamente estresante -por no decir doloroso- y sumerge al espectador en ese viaje sin retorno mediante técnicas como la cámara siguiendo a la protagonista que genera esa sensación de compenetración con su punto de vista, las imágenes fugaces de ese ser oscuro que por momentos pugna por emerger a través del reflejo de un espejo, una herida o el rostro desdibujado de un desconocido y la fluctuación de sentimientos entre los reservados sollozos de alegría y los arrebatos de pasión y celos hacen que esa metamorfosis, por momentos metafórica, por momentos literal, sea una experiencia cinematográfica difícil de olvidar.

A los espectadores que no deseen ver drama por favor abstenerse porque creo esta es una de las mayores expresiones del drama psicológico que puede sufrir un personaje en conflicto no sólo con otras personas de la historia sino sobretodo en lucha continua con sus propios miedos, tabúes y limitaciones.

Otros aditamentos que enriquecen la trama y valen mencionar son la relación sobre protectora y hasta enfermiza entre Nina y su madre, la tensión sexual con su profesor de ballet y la competencia permanente con otras bailarinas de la compañía, los cuales hacen que la madeja de conflictos y sensaciones se enmarañe cada vez mas.

En resumen, El Cisne Negro mueve y conmueve, maravilla con la delicadeza de las figuras del baile y la música clásica que acompaña a la perfección aún cuando los personajes no están bailando, pero a la vez también sorprende y sobresalta por la crudeza de las sensaciones que trasmiten sus imágenes. Para ver, sentir y apreciar el escenario donde se desencadena el mayor conflicto que puede existir: el del espíritu del ser humano.

comentarios
  1. Desirée dice:

    Excelente 😉 me gusto mucho

  2. li1184 dice:

    Me alegra q t haya gustado De! Ya le dedicaré alguna entrada a esa peli q me recomendaste 😉 Bsitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s