El peor de los demonios…

Publicado: 8 abril, 2011 en + Cine, Verso y Prosa

“En la tercera hornacina del altar mayor, del lado del Evangelio, allí estaba la noticia. La lápida saltó en pedazos al primer golpe de la piocha, y una cabellera viva de un color de cobre intenso se derramó fuera de la cripta: el maestro de obra quiso sacarla completa con la ayuda de sus obreros, y cuanto más tiraban de ella más larga y abundante  parecía, hasta que salieron las últimas hebras todavía prendidas a un cráneo de niña. En la hornacina no quedaron nada más que unos huesecillos menudos y dispersos, y en la lápida de  cantería carcomida por el salitre sólo era legible un nombre sin apellidos: Sierva María de Todos los Ángeles. Extendida en el suelo, la cabellera espléndida medía veintidós metros con once centímetros”.

Gabriel García Márquez

Cartagena de Indias, 1994

 

Este es un extracto del prólogo de la hermosa novela Del amor y otros demonios escrita por el  maestro del realismo mágico, Gabriel García Márquez.

Ambientada en la época colonial del Caribe, la novela narra la historia de Sierva María de Todos los Ángeles, una niña de 12 años de cuna noble pero criada por esclavos, quien en las primeras páginas del libro es mordida por un perro rabioso. Bajo la mirada atenta de su padre, un marques criollo, y el desinterés de su madre, es sometida a toda clase de métodos para tratar de curarla. Sin embargo, por influencia del obispo de la ciudad, el marqués decide internarla en un convento ya que por esas épocas las creencias dictaban que la hidrofobia era una enfermedad causada por el demonio.

En este punto de la historia entra en escena Cayetano Delaura, un joven cura español, que por mandato del obispo es encomendado a exorcizar a Sierva María y es aquí donde el amor se convierte en el peor de los demonios…cuando Cayetano se enamora perdidamente de ella.

Esta es una de las historias de García Márquez que más me ha llegado junto a esa otra gema literaria que es Cien años de soledad. La historia es atrapante desde las primeras páginas porque “Gabo” tiene esa particularidad de adelantar de cierta forma los finales pero aun así mantener la curiosidad del lector, quien muere por saber cómo se ha llegado a ese desenlace. Además, para los que no la leyeron debo adelantar que no es una historia de amor prohibido como las demás, esto es porque las creencias y las costumbres de la sociedad colonial y los diversos matices de personalidad que poseen los personajes se entretejen en una trama que constantemente se balancea entre lo mágico y lo real.

De las páginas al cine

Siempre desee que esta novela se adaptara a la pantalla no sólo por la belleza de la historia sino también por el desafío que representaba plasmar este mundo en imágenes, hasta que la colombiana Hilda Hidalgo asumió el reto.

Con los derechos de la novela en sus manos y la aprobación de boca del propio García Márquez, la cineasta se embarcó en la ardua tarea de llevar esta historia al cine, teniendo como uno de los mayores desafíos encontrar a la actriz que encarnaría a Sierva María, esa marquesita de cabello largísimo que hablaba lenguas africanas y vivía como si fuera una ninfa de los bosques griegos.

Y así fue que tras años de pre y post producción la película se filmó en locaciones como Cartagena de Indias, Colombia y Puerto Rico y con un destacado elenco encabezado por Eliza Triana como Sierva María y Pablo Derqui en la piel de Cayetano Delaura.

El resultado fue una película estéticamente bella y armoniosamente contada. Cada plano y escena fueron filmados con una dedicación como sólo una enamorada de la historia lo podría haber hecho.

Los simbolismos que plagan el film, las actuaciones tan acertadas y fieles a los personajes de la novela, especialmente la de Eliza Triana que reflejó la Sierva Maria que había imaginado leyendo el libro, la cuidada iluminación, la bella fotografía y la introducción en el guión de frases en lengua africana son algunos de los aciertos que más me gustaron del film.

El hecho de que esta adaptación haya sido hablada en español y hecha por latinoamericanos hizo una gran diferencia para mi, no sólo porque la versión de El amor en los tiempos del cólera que fue hablada enteramente en inglés no me haya gustado, sino porque considero que estas historias que se sitúan en Latinoamérica deben ser habladas en su lengua nativa, manteniendo la mística original de la novela que se pierde si se adapta en otro idioma. Después de todo, no en vano el realismo mágico brotó de la imaginación de escritores latinoamericanos…

Por todo esto y porque pocas veces pasa que una película basada en un libro que ya leímos supere las expectativas, es que creo que esta versión realmente le hizo justicia a la historia creada por Gabo.

Lamentablemente, la película sólo fue exhibida en festivales de cine, escenario donde tienen la oportunidad los films independientes que no llegan a los circuitos comerciales. Sin embargo, la cosecha fue muy buena y los críticos la aclamaron. Quizás, ahora si, la mayoría tenga la oportunidad de apreciarla como se merece ya que después de todo estas piezas que se mantienen ignotas a la masividad son las que realmente enriquecen el cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s