Un viaje más allá del universo conocido

Publicado: 14 noviembre, 2014 en + Cine, Música & BSO, Nostalgia, Personajes

Interestelar GIF

Después de ver Interestelar nunca mirarás el cielo –y en perspectiva, el planeta– de la misma forma. Puede sonar a frase hecha pero la última apuesta cinematográfica de Christopher Nolan (a quien todos conocen por dirigir la trilogía de Batman: El caballero de la Noche, pero que también hizo la original Memento) es tan ambiciosa como descabellada y con un efecto reflexivo post película desconcertante.

El escenario que presenta es claro –y lo que más preocupa, posible–  la tierra se ha vuelto contra la humanidad, un clima implacable y una misteriosa plaga amenazan los últimos plantíos de maíz mientras el planeta se va quedando sin reservas alimenticias. La gravedad de la situación es tal que las autoridades mundiales decidieron desmantelar los ejércitos para concentrar los esfuerzos en una única tarea: producir alimentos.

En este desolado panorama, nos encontramos con Cooper, interpretado por Matthew McConaughey, ingeniero y piloto, que debido a la demanda se ha convertido en granjero junto a sus dos hijos y su suegro. Pero nuestro protagonista se enfrenta a un giro de 180 grados que cambiará el rumbo de su vida, al ser convocado para liderar una misión interestelar.

Acompañado por la doctora Brand (Anne Hathaway) y un equipo de científicos, debe atravesar un puente Einstein-Rosen, popularmente conocido como agujero de gusano, (algo así como un atajo en el tiempo y el espacio) para buscar en otra galaxia –muy muy lejana– un nuevo planeta, lo suficientemente estable para que la raza humana lo pueda habitar, y así salvarse de su inminente extinción en la tierra. Ambiciosa historia ¿no?

Para estar a la altura de semejante trama, el gran logro de Nolan fue contar con Kip Thorne, físico teórico de “Caltech” (Instituto Tecnológico de California), para el desarrollo del guión y el contenido verdaderamente científico de la película. Resulta que Thorne, reconocido en el ámbito académico y amigo de Stephen Hawking y Carl Sagan, dedicó su vida a investigar las teorías relacionadas a los agujeros de gusano, la Teoría de la Relatividad propuesta por Eisntein y otras singularidades del tiempo y el espacio como los agujeros negros y la gravedad.

Pero adonde reside la fortaleza del film de Nolan, también se encuentra su debilidad. En su afán por explicar está complejas teorías físicas mediante los diálogos de los personajes, Nolan pierde su esencia, que era dejar muchas cosas en el misterio o la ambigüedad como lo ha hecho en las películas que lo convirtieron en un director de culto. Y al mismo tiempo, esa cantidad inagotable de información puede llegar a ser un escollo para el espectador de a pie que nunca en su vida escuchó hablar de singularidades de espacio-tiempo y mucho menos de física cuántica. Por eso sin lugar a dudas es una película que desafía la mente de quien la vea.

Interestelar GIF 2

Con fuertes reminiscencias a películas íconos de la ciencia ficción como la obra memorable de Stanley Kubrick, 2001: Odisea en el espacio, el sentido homenaje se refleja en escenas saturadas por la banda de sonido –compuesta por el músico fetiche de Nolan: Hans Zimmer–, en las secuencias en las que el silencio dice mil palabras, o en la posición de la cámara muy cercana al rostro de los personajes.

Otras evocaciones cinéfilas en Interestelar nos llevan a otro film, un poco ninguneado por los anales del cine, como lo fue Contacto, protagonizado también por McConaughey y Jodie Foster, que plantea un viaje interestelar menos explicado y con un costado emocional muy influyente.

Pero si hay algo destacable además de la historia y del guion –que tiene muchas líneas memorables– son las imágenes del espacio exterior, los ignotos planetas y todos las anomalías de tiempo y espacio, aspecto que el mismo Thorne destaca ya que es la primera vez que Hollywood muestra en la pantalla grande lo que en la teoría son estos fenómenos interestelares.

En este sentido, otro punto notable es el uso del concepto que George Lucas bautizó como “el futuro viejo o usado”, aplicado a toda la tecnología futurística: naves y trajes espaciales, armamento, robots, instrumentos de navegación espacial, y hasta capsulas de animación suspendida y de hipersueño. Cada uno de estos objetos, si bien tecnología altamente desarrollada que hoy sólo existen en libros de ciencia ficción, tienen una apariencia sucia o de haber tenido un uso constante, aspecto que les da realismo dentro de la trama que plantea la película. Para otros ejemplos basta nombrar las naves y trajes en Star Wars, o la tecnología en Sector 9.

Interestelar GIF 3

En materia de actuaciones, McConaughey sigue llevándose los laureles, que ya no es sorpresa luego de sus brillantes interpretaciones en Dallas Buyers Club y True Detective. Con sentidísimas actuaciones, el texano se roba cada escena y se pone al hombro está cinta de casi tres horas de duración que no se sienten para nada. Menciones especiales van para las actrices que interpretan las versiones niña y adulta de la hija de Cooper: Mackenzie Foy, la pequeña que vimos en la última entrega de Crepúsculo, aquí brilla cuando comparte pantalla con su papá de ficción, regalándonos una de las relaciones más tiernas y creíbles entre padre e hija que se pueda disfrutar en la pantalla. Y por otro lado, Jessica Chastain, que con versatilidad y frescura siempre entrega su mejor actuación en cada uno de sus trabajos, y en los diferentes personajes que hace carne.

Aun así, más allá de las teorías científicas (y las alocadas licencias que Nolan se toma para recrear estas nociones en imágenes), las actuaciones, los homenajes, la fotografía o la banda de sonido, el corazón de Interestelar es el mensaje y la reflexión que provoca.

Un mensaje directo al plexus solar sobre el amor a la vida: al planeta y sus finitos recursos naturales, a la especie humana en general y a la familia en particular. Y como dice un personaje del film: ¿Qué es el amor sino una especie de fuerza de gravedad que atraviesa tiempo y espacio? Puede sonar cursi pero este film pone muchas cosas en perspectiva: la complejidad de la naturaleza humana, el paso irremediable del tiempo y sobre todo las consecuencias de las decisiones que hoy tomamos y que repercutirán en un futuro no muy lejano.

Quizás Interestelar peque de pretenciosa por armar semejante trama para dar un mensaje new age sobre el amor y el medio ambiente, pero tal vez hacía falta llevar las cosas a un extremo para ser testigos del ¿Qué pasaría si…? Si conocen el trabajo de Nolan y de su hermano Jonathan como guionista, sabrán que siempre se juegan por historias inéditas en la industria más bastardeada de estos últimos tiempos.

Por eso, para los que se quejan de la falta de ideas y de la invasión de secuelas, precuelas y adaptaciones, esta película, que tiene más sentimiento en una escena que los 90 minutos de Gravedad y que padecerá el karma de Matrix por dejar a varios desconcertados, es definitivamente el unicornio azul de las leyendas.

Twitter: @liXoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s